PMDE

POR Instituto Florida 10/03/2017

PLAN MAESTRO DE DESARROLLO ESPIRITUAL

 

La Educación Adventista está fundamentada en una cosmovisión cristiana. Esta visión parte de un Dios personal, eterno, fuente de toda vida, verdad, belleza y amor, que creó este mundo como parte de su universo perfecto y lo mantiene por su poder y por medio de las leyes naturales que él instituyó.

El hombre, criado originalmente a imagen de Dios, pero afectado permanentemente por el pecado, sigue estando constituido por una unidad de mente, cuerpo y espíritu, dotado de inteligencia, emociones y facultades. Por lo tanto la educación adventista hace su propuesta viendo al hombre como un ser único, digno y capaz. Bajo este contexto, es alguien que, a través del desarrollo de todas sus facultades, y el poder de Dios, es capaz de transformarse y de transformar, responsabilizándose por sus decisiones. Ve a la educación como un medio del desarrollo armonioso de todas las facultades humanas, durante toda la vida, con el fin de capacitarlo para ejercer la ciudadanía y a la escuela como institución social, posibilitando la construcción o el desarrollo del conocimiento como medio para el ejercicio de la ciudadanía, guiado por valores bíblicos cristianos. Desarrollo que se hará a través de las relaciones interpersonales, favoreciendo el espíritu cooperativo, los lazos fraternos y el respeto ante las diferencias.

La Educación Adventista propone la elaboración de un PLAN MAESTRO DE DESARROLLO ESPIRITUAL (PMDE), lo cual nos obliga a un examen valiente de las situaciones, a la investigaciones de sus causas y a la elaboración de las mejores soluciones.

Procura, con el aporte de todos, ir diseñando un plan metodológico y práctico que contribuya a que nuestras instituciones consoliden cada vez más su identidad cristiana y afiancen su presencia al servicio de los educandos de la iglesia, de la comunidad, en el lugar que Dios permitió que ambas sean establecidas.

 

PLAN MAESTRO DE DESARROLLO ESPIRITUAL

LEMA: El tiempo pasa, los valores permanecen.

CREENCIA: Crecimiento en Cristo.

PRINCIPIO: Primero Dios.

VALOR: Libertad. Alegría. Solidaridad. Gratitud.